te han dicho que tienes un alma ardiente?

que el sol salga para buenos y malos, pero que tu sonrisa, sea solo mia

un lugar tan común como una puerta

amar al prójimo, como te amo a vos

todos reían de la lágrima del payaso

muchas veces no sos vos el que odia algo, sino que eso te odia a vos

incluso yo he de olvidarme de mi mismo, algún día

voy por un sendero azulado

salí a buscar un sueño, a una persona, un ser, y encontré miles de soñadores, buscándose entre sí

si te asusta cambiar es porque todavía amas cómo eres

cuando muere el gato, nace la sabiduría

cuentan que una vez el poeta se enamoró de un manantial...

me golpeó tan fuerte que, aunque fue en un sueño, me dolió

de lejos somos mucho menos complejos

el hombre tropieza con la misma piedra, también juega al fútbol pateando siempre la misma pelota

no es un proceso alquímico demasiado extraño, que la tristeza se convierta en alegría, y viceversa

me miras, pero tus ojos están en otros ojos

las puertas del cielo están oxidadas

pareciera que duermo en una tumba y tengo que abrir una tapa de cemento para levantarme

un cartel de señales, de mil años

en su egoísta afán de ser amado, traía felicidad al mundo

rasgaduras en la trama de su destino

en el humo se forman figuras familiares

y él extendió sus manos sobre mi, para protegerme

de repente las sombras perdieron su brillo

soy una ilusión que se desvanecerá

como la yema de un huevo radioactivo, el sol amanece

quisiera robarte sangre, estoy acá a pico seco